Muxía

20140901112038-rayo-muxia.jpg

A la viejísima meiga no le agradó aquel hierático monumento. Un menhir sesgado a la mitad, en terreno sagrado, era invocar la furia de los cielos.

Mientras se alejaba en su barca, las llamas consumían milenios de peregrinación. La omnipotencia del océano, desdeñada por los comerciantes, sofocaría sin piedad los paganos restos.

 

01/09/2014 11:15 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.