Sentadito me quedé

A Ana


Era un suelo perfecto, de anuncio, y acababa siempre mancillado con un minúsculo charquito. Y, pese a las amonestaciones, siempre que pudo ejerció el derecho a miccionar forzando la próstata.

-Muchos pocos, hacen mucho- le espetó el picapleitos mientras negociaba el futuro de sus bienes, convertidos ahora, en malvados gananciales.

 

30/03/2012 21:12 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.