También se llamaba James

Veía asombrado el sutil balanceo de cuantas cabezas llegaban a su campo de visión.

Alarmado, fue a refrescarse al mingitorio, el de la coctelería en la que trabajaba desde hace veinte años.

El espejo le confirmó que sus futuros cócteles estarían, irremediablemente, agitados, que no mezclados.

 

09/08/2011 10:04 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

retolicasdelvallico

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.