Deep blue

En las brumosas tierras del norte moraba una sirena desoceanada (pues como todo el mundo sabe, a ellas no se las destierra). La cola, con el tiempo, se le había escindido en dos, transformándose en unas potentes piernas que, ahora, le propulsaban por tierra firme. Los pulmones se le empequeñecieron, pues ya no le hacía falta tanto aire para las largas inmersiones, y dejaron espacio libre para la grandeza de su corazón.

Su antiguo pelo de coral ahora se ofrecía sedoso al viento y, de cuando en cuando, también a las manos de los hombres. Se sentía por momentos extraviada, oyendo por doquier los cantos de sirena de sus sueños, acaso los de su querida familia subacuática. Afortunadamente, hacía tiempo que ya había olvidado su vida anterior.

Mas siempre volvía a casa cuando, mientras se arreglaba frente al espejo, buceaba en el azul marino de su profundo iris.

 

 

13/06/2011 19:38 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

retolicasdelvallico

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.