Intercambio cultural

Allí dentro olía a rayos. Una cucarachita roja correteaba sobre la colcha. Me ofreció té preparado con agua marronuzca. Le dije "No me gusta el té, gracias", pensando: "No me gusta el agua sucia, gilipollas".

La mesa era una tabla de planchar que habitualmente ejercía de armarito de entrada. De vez en cuando a mi lado pasaba una gran mosca procedente de lo que él, optimista patológico, llamaba cocina.

Efectivamente, una experiencia, pero de las malas.

 

 

09/06/2011 20:38 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

retolicasdelvallico

Autor: Mac

Con voz de madre:
Quien te mandará a tí!!!

ja ja

Fecha: 10/06/2011 09:44.


Añadir un comentario



No será mostrado.