Fuera de hora

Bajo una acacia esperaba pacientemente, oculta tras unas gafas de sol, girando su muñeca al sentido de las agujas del reloj.

-¿Me esperabas?, dijo él.
-No... pero llegas justo a tiempo, respondió ella.

Hizo una bolita con el tique sancionador y se la puso en la mano.

Nunca llegaría a ver que, al reverso, ella había escrito su número de teléfono.

 

03/06/2011 13:34 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

retolicasdelvallico

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.