Incomodidad

No podia creer lo que había pasado.

Su aliento de resaca se deslizó sigilosamente por el borde izquierdo de las sábanas aún calientes. Recogió sus ropas de puntillas y salió a hurtadillas - ¡no se vaya a despertar! - de lo que esa mañana no era sino la ruina del Teatro de los Sueños de ayer noche.

Aliviada, se siguió haciendo la dormida.

 

 

03/04/2011 20:47 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

retolicasdelvallico

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.