Gulag

Aquel día comenzó nevando hacia arriba. Un niño salió del vientre materno con 11 días de retraso. Un tren, no demasiado lejos, descarriló no se sabe bien por qué.

Aquel día caían moscas de nieve, traviesas, voladoras, caían lento, como si en realidad no quisieran caer. Pero acababan llegando a la superficie de mi abrigo. Tras ese mágico contacto, su blancura, delicada, se hacía transparente; bidimensional.

Aquel día acepté que allí pasaría, al menos y en el mejor de los casos, los siguientes tres años de mi vida.

 

 

03/01/2011 18:27 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

retolicasdelvallico

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.