¡Muzungu!

¡Amafalanga, amafalanga! ¡Agacupa!

En cuanto sus chanclas y sus pantalones cortos asomaron fuera del coche, aún con ese cuerpo serrano y ese careto que Dios le dió, se pudo sentir como el mismísimo Brad Pitt.

 

 

05/12/2010 15:40 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

retolicasdelvallico

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.