Monosabio

Desde que dejó el caballo, todos los días iba a trabajar al zoo. Comía, dormía, sesteaba, se lavaba, incluso a veces fornicaba.

Trabajaba de macho en la jaula del Homo Sapiens Sapiens. No era el mejor ejemplar, pero sí lo que los propietarios se podían permitir.

Los gorilas de al lado admiraban fascinados los curiosos hábitos de esa nueva pareja de simios sin pelo.

 

 

24/11/2010 13:16 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

retolicasdelvallico

Autor: Anónimo

I wonder where you got the inspiration :-)

A.

Fecha: 25/11/2010 08:38.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)