Olma

Tiene un corazón tan grande… En su hueco, maternal, soplan los vientos de la infancia de los viejos. Débiles las ramas crecen, mas empeñadas en alcanzar un cielo arado o lavado, siempre ancho, de lechuzas y halcones, atardeceres prendidos, lunas de Viernes Santo.

Sólida en el tronco de penas retorcido, de amores, prohibidos o probables, tatuado. Terminal, derrumbada, misterio, de su atalaya rocosa contempla cansado devenir de mortales, vertiginoso vuelo de vencejos, lejanas montañas violetas donde vierte el cereal oceánico.  

 

 

22/09/2010 20:07 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

retolicasdelvallico

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)