Solterona

Se quedó pa vestir santos, ayudar al párroco en cuanto estuviera en su mano y ser el blanco de las risas de los del bar y de las habladurías de las señoras de los dos primeros bancos.

Sus ropas, modestas a la vista, emanaban un intenso olor a incienso y naftalina. Ella sin rechistar, que en boca cerrada no entran ni moscas ni na. Sólo en la sacristía, bajo el alba, la estola y la casulla, trataría de aplacar con denuedo los ardores que el celibato provoca.

 

 

12/05/2010 00:28 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Macdito

Qué jodía!!! O sea que le gustaba tocar el badajo, pero no de la esquila!!!

Fecha: 12/05/2010 13:10.


gravatar.comAutor: Txarli

Dicen en mi pueblo que mejor quedarse para vestir santos que para desvestir gilipollas...

Fecha: 27/05/2010 01:13.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)