Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2009.

Palomina

Noé no podía aguantar sus insoportables arrullos, así que se les ordenó desembarcar. Pero ellas, secretamente, sobrevolaron el arca durante cuarenta días, bajando a descansar al palo mayor durante cada una de sus cuarenta noches.

Cuando las aguas volvieron a su cauce, la pareja se conjuró para hacer la afrenta inolvidable a los descendientes de aquel malnacido, nieto de Matusalén, hijo de Lamec y, seguramente, también de una perra.

Las siguientes generaciones de palominos serían las encargadas de torpedear a excrementazos al, tan inhumano, género humano.

 

Etiquetas: ,

01/10/2009 00:57 Retólicas del vallico ;?> Hay 4 comentarios.

Il buco del piacere

En plena euforia de la bacanal romana, decidió tomarse un descanso tras el denso cortinaje, en una pequeña sala apartada. Degustaba su gin-tonic en un cómodísimo sofa cuando, desde allí descubrió que la pared de enfrente tenía un agujero como a un metro del suelo. Al lado, un cartel con una flecha indicando hacia el orificio en el que se leía: “Il buco del piacere: Disfrute de todo el placer del otro lado”.

Curioso, se acercó savoreando su combinado. Cuando se agachó a mirar, sólo vió gente riéndose tras la pared. Mientras, unas manos recias le cogieron de la cintura. Inmediatamente comprendió que el que se encontraba al otro lado era él, que el agujero del placer no era sino el suyo.

 

Etiquetas: ,

03/10/2009 16:08 Retólicas del vallico ;?> Hay 2 comentarios.

Suero

En esa aséptica habitación de urgencias sólo el gotero se dignaba a derramar lágrimas por él.

 

Etiquetas: ,

06/10/2009 10:48 Retólicas del vallico ;?> Hay 2 comentarios.

La hija del taxidermista

Ensimismada, la chiquilla disfrutaba contemplando su brillante sonrisa invertida en los ojos glaucos, azabache, sin vida, de mochuelos, cornejas y autillos.

Él era un maestro en el arte de la fotografía tridimensional o de la bioescultura, como le gustaba llamar; de la limpieza, desuello, curtido, relleno, cosido y demás etapas del embalsamamiento. Para la maruja del tercero, un enfermo de rostro pálido y andares trémulos. Eso sí, el viudo tenía la disculpa de habérselas apañado para criar a una chica tan lozana y alegre.

Tan alegre porque sabía - su padre nunca miente - que un día volvería a ver a mamá.

 

 

Etiquetas: ,

28/10/2009 17:11 Retólicas del vallico ;?> Hay 4 comentarios.