Pilongo

Era conocido por todos. Treinta largos años de residencia en la pedanía le habían curtido la cara y retocado el temperamento. Ajeno a la tierra que le viera nacer, uno más era, a los efectos.

Casado con una oriunda, progenitor de dos rollizos y autóctonos rapaces, era vetado en la centenaria procesión del Santo Sepulcro. Y no por falta de creencia, sino por "forastero".

No basta con pacer durante décadas en un lugar, -decían los cristianos viejos-, es la pila la que da ciertos derechos...

 

25/02/2009 14:08 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Macdito

Este microrrelato fue publicado en noviembre de 2008 y no debería aparecer aquí.
Está aquí porque le hice un retoque y en vez de quedarse con la fecha original, se ha actualizado y aparece como novedad.
Disculpad mi metedura de pata, no se volverá a repetir.

Fecha: 25/02/2009 14:10.


gravatar.comAutor: Djanker

Ya decia yo... A falta de nuevas ideas, podemos volver a poner los viejos, je je...

Fecha: 26/02/2009 09:05.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)