Sandía

Tu dulce raja, jugosa, sirvió para refrescar aquella tórrida sobremesa estival. Las chicharras marcaban el ritmo, frenético y sin mesura, de las degluciones compulsivas. Cuando hube saciado mi sed, tras un profundo suspiro (acaso sirvió de punto y aparte), esparcí tus pepitas con desgana.

Me tumbé a dormitar en la sombra de una encina, digiriendo en duermevela la liviandad de tu alma líquida, evocando semiconsciente la suavidad de tu corteza, tu perfección esférica...

Rojo joven por dentro, viejo verde por fuera.

 

12/02/2009 18:31 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Macdito

Grande!!

Fecha: 18/02/2009 14:02.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)