Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2008.

Relatividad

A las osadías propias las llamamos valentía;
a las ajenas, temeridad.

 

Etiquetas: ,

03/07/2008 14:48 Retólicas del vallico ;?> No hay comentarios. Comentar.

Belchite

No pudo olvidar la barbarie bélica, ni la insaciable sed de venganza que se enquistó durante lustros. Mataron a amigos y familia, horadaron sus esperanzas, carcomieron su valentía pero nunca pudieron con su memoria.

Sólo hoy, cuando su final no es ya un lejano horizonte, se atreve a relatar a los escasos visitantes su terrible verdad.

Sólo hoy, cuando ya a nadie le importa.

 

Etiquetas: ,

04/07/2008 09:16 Retólicas del vallico ;?> Hay 1 comentario.

Ibón

El hielo inmaculado de su superficie se fue diluyendo con el calor del estío, que transformó sus lágrimas en cascadas. Cristalino, fundamentalmente endorreico, pero ya no inerte o hermético, el iris transparente de sus aguas refleja ahora el poderoso cobalto celeste.

A veces, incluso se atreve con la insondable negrura de los húmedos paredones de granito.

 

Etiquetas: ,

07/07/2008 09:46 Retólicas del vallico ;?> Hay 4 comentarios.

In vino, veritas

Oración de agradecimiento tras el encierro.


A San Fermin bendito,
por darnos protección,
le haremos una ofrenda
yéndonos de botellón.

¡Viva el whisky Dic! ¡Viva!

¡Gora el pacharán! ¡Gora!

 

Etiquetas: ,

08/07/2008 09:13 Retólicas del vallico ;?> No hay comentarios. Comentar.

Bonobús astral

En los descansos, me perdía en la biblioteca del departamento, dentro de aquellos viejos mapas. Atravesé el Salar de Atacama, ascendí a las montañas del Gaurisankar, navegué por todas las enigmáticas islas del Egeo. Observé Úbeda desde sus cerros, la comarca de Babia desde sus cumbres, la luna desde su superficie. Siempre acababa mis viajes en el Cabo de Hornos o el de Buena Esperanza, principios de nuevas costas y mares ignotos.

Antes de volver con las ecuaciones solía perderme unos minutos en la sección de filosofía, siquiera por herir de muerte, martillo en mano, a ese dios que siempre acababa por resucitar.

 

Etiquetas: ,

09/07/2008 08:47 Retólicas del vallico ;?> Hay 1 comentario.

Paradójica avería

Llegó casi yéndose,
le pagué por cobrar
y acabó de arreglar
lo que nunca se rompió.

 

Etiquetas: ,

10/07/2008 09:27 Retólicas del vallico ;?> No hay comentarios. Comentar.

Laborator

Mateo despierta cada día en su despacho, entre ropa sucia y restos de comida. Desinfla y dobla su colchoneta y, tras un aseo gatuno en los servicios de la sección, toma unas galletas rancias mientras, por la ventana, observa la llegada de sus colegas.

Sus compañeros, con preocupación fingida, le dicen que cada vez está más delgado. -Mateo, tienes que salir y disfrutar- musitan sin convicción, no se les vaya a acoplar el bicho raro de la empresa.

Pero él lo tiene todo allí dentro: trabajo, casa, reconocimiento, internet… No gasta dinero, energía ni tiempo en vivienda ni en desplazamiento.

Mucha gente trabaja para vivir. Otros, viven para trabajar. Para Mateo, trabajar y vivir eran, simplemente, sinónimos.

 

Etiquetas: ,

11/07/2008 09:17 Retólicas del vallico ;?> Hay 2 comentarios.

Tertulia de refugio

La charla de montañeros, más si son expertos viejunos, no es, a menudo, sino una cagalera de sentencias, una incontable sucesión de anécdotas del ego, de perogrulladas banales  y absurdas exageraciones sobre rutas de sobra conocidas.

Amplia boca y poco oído, risotadas compulsivas, capacidades turbadas bajo el efecto del mal de altura.

 

Etiquetas: ,

14/07/2008 09:30 Retólicas del vallico ;?> Hay 4 comentarios.

Ibón

Después de haber estado bailando con la joven glacial, lo emergieron de aquel lago pirenaico. Se había precipitado desde la morrena, trastabillado al ver la silueta de aquella ninfa de agua dulce.
Ya en el hospital, los facultativos diagnosticaron hipoglucemia reactiva matutina como posible causa del desfallecimiento.
Nunca creyó en la científica explicación. En sus sueños seguía sintiendo el gélido tacto de sus manos, el deseo incontenible de su hídrica dulzura.

 

Etiquetas: ,

15/07/2008 00:05 Retólicas del vallico ;?> Hay 2 comentarios.

Sirocco

La gente no camina, los coches no circulan: todo fluye, rozándose sin chocar, en un aparente caos ordenado. En efecto, las reglas no son sólidas, las formas de ganarse el cuscús no son sólidas, los precios no son sólidos...

Lo único pétreo es el viento seco, el sol omnipresente, la ineludible llamada del muecín.

 

Etiquetas: ,

16/07/2008 08:50 Retólicas del vallico ;?> No hay comentarios. Comentar.

Hospitio perditionis

La mayor de las peregrinaciones de aquel tiempo tenía lugar hacia el kilómetro 269 de la Nacional, en plena calle mayor de Castilla, donde un cortejo de luces y alumbrados desembocaba en la catedral de las palmeras fluorescentes. Exiliados de sus familias por tiempo indeterminado, la inmensa multitud acudía en masa a este lugar de devoción secular. Algunos, en búsqueda de reliquias de otro tiempo; otros, por espiar pecados ajenos; los más pudientes, por ser invitados a la ardiente capilla de Lourdes, o por conocer a Fátima y sus tres secretos.

Casi todos buscaban saltarse la reja, tocar por unos momentos a sus blancas palomas y, allí, entregarse al éxtasis de una unión inefable de cuerpo, sangre y espíritu.

 

Etiquetas: ,

17/07/2008 08:37 Retólicas del vallico ;?> Hay 2 comentarios.

Estrecho

La superficie era un tamiz de plata bruñida.

Siempre parecían tener algo que ocultar, con sus miradas torvas y sus comentarios susurrantes mientras esperaban, abrazados a una manta, a la patrullera.

En realidad, sólo trataban de esconder, por pudor, su miedo.

 

Etiquetas: ,

18/07/2008 09:36 Retólicas del vallico ;?> No hay comentarios. Comentar.

Gabriel

La vrai liberté est le vagabondage.

Dormía en un banco del parque, tapizado con viejos cartones. Bebía cerveza barata. Comía lo que le daban. Apenas gesticulaba. Por diálogo, apenas monosílabos. Sus cálidos ojos de joven anciano debían haber perdido el brillo de la mirada muchos años atrás.

Pero en aquella noche lejana de hostales sin plazas libres me ofreció toda su nada.

Compartimos pensión completa en aquel hotel de mil estrellas.

 

Etiquetas: ,

28/07/2008 09:26 Retólicas del vallico ;?> No hay comentarios. Comentar.

Afiladores

Su profesión fue engullida por el furioso galopar de la modernidad. La recurrente melodía del chifle no volvió a sonar alegre por los barrios. A los romos cuchillos de cocina, condenados a eutanasia pasiva en negros cubos de olvido, les fueron robadas sus opciones de resurrección.

Pero otras navajas, menos amables, conservaron la primigenia pureza de su filo. Otros afiladores -¡maldición!- no quedaron obsoletos: perfiladores de etnias y de patrias, filosofastros de filigranas, desfiladores de caqui, empresarios del filón, economistas del filantrópico egoísmo, políticos filamentosos de lengua afilada y demás amantes del filete y el puñal.

Hay quien confía, no se sabe bien si por candidez o necesidad, en que, a estos aguzadores de angostos tajos, heridas profundas y desfiladeros, algún día las hojas de sus cuchillos les permitan ver el bosque.

Tal vez ese día le cambien al herrero su cuchillo de palo.

 

Etiquetas: ,

29/07/2008 08:44 Retólicas del vallico ;?> Hay 2 comentarios.

Turbulencias

Todos los posibles futuros, todos los perdidos pasados se aparecen en la noche presente para turbar este sueño tranquilo.

No es más triste la realidad que los castillos del aire, simplemente más real; una nube pasada que precipitó, aterrizó y cristalizó. Un jugoso y soleado fruto maduro que todavía anhela su todavía, su infancia de brote y viento.

 

Etiquetas: ,

30/07/2008 08:54 Retólicas del vallico ;?> No hay comentarios. Comentar.

Curro Jiménez De los antros

Si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él.
Deuteronomio 18:22

Episcopado hasta las trancas, el bandoleril facedor de entuertos abogó por causas perdidas con exacerbada inquina. Chirlón y ocejudo, ni su visajo antiguado ni su machacón enfado ni su temible vocecilla habrían podido profetizar tales desmanes. La perfidia del presbiterio corrugó los postabruptos de su locuacidad, castigada por juzgados y prejuzgados.

Pastizales se vierten hoy por sus infinitas ansias de proselitismo.

 

Etiquetas: ,

31/07/2008 08:44 Retólicas del vallico ;?> No hay comentarios. Comentar.