Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2008.

Plenitud

Celosías y mamparas, alicatado de baño hasta el techo, gotelé en la sala de estar, la despensa llena de confites, la berlina dormitando en el garage, el fundamental partido del sábado aderezado con dos cervezas y otras naderías que generaban una confortabilidad insoportable.

Eso es lo que parecía ser la definición oficial de plenitud. 

 

Etiquetas: ,

03/01/2008 10:48 Retólicas del vallico ;?> No hay comentarios. Comentar.

Estela

A un amigo.

Tu novia es clara y breve
con los cabellos lacios,
como los sauces tristes,
como el rocío blanco.
Tu novia, aventurera,
partida en mil pedazos...
Tu novia es un rasguño
en el azul cobalto.

Y es alba y nieve fría
sobre desnudos álamos
que en las orillas tiemblan
al presentir sus pasos.
Tu novia, costurera
de un traje de retazos...
Tu novia es una estela
en el azul lejano.

Tu novia, amigo mío,
se marcha hacia otros brazos.

 

Etiquetas: ,

09/01/2008 09:33 Retólicas del vallico ;?> No hay comentarios. Comentar.


En resumen

Érase una vez
un príncipe y una princesa
que vivieron felices
y comieron perdices.

 

Etiquetas: ,

11/01/2008 12:19 Retólicas del vallico ;?> No hay comentarios. Comentar.

Alas tristes

Escritores que no escriben, vividores que no viven…
J. Sabina.

Cierto es que hay escribidores, escribientes, escribas, taquígrafos y demás sirvientes de la pluma que se denominan escritores, letrados cenutrios que vivifican el arte del comemierdismo, la obcecación en la viga propia y la defecación en la paja ajena.

Sentados en su atalaya de sabiduría juzgan con impiedad al común de los mortales. Clérigos, políticos, empresarios, toreros, payasos o transeúntes son las presas de sus groseras ruedas de molino. Con el cetro de sus columnas sin derecho a réplica, panacea de la democracia, exacerban a los exacerbables y exasperan a los demás. Mientras, toman los despojos de los grupos de poder y se refrotan contra esa mano que les alimenta y que, desgraciadamente, parece ser la mano que mece el Mundo.

Frustraciones a las que el papel da rienda suelta. Papel manchado de tinta como testigo inmanente de la putrefacción, quién sabe si de una conciencia mal digerida, o de un desánimo antes pleno de sueños de aventura y libertad...

 

Etiquetas: ,

15/01/2008 13:26 Retólicas del vallico ;?> Hay 3 comentarios.

Cuenta atrás

Los asfodelos revientan ya las tumbas del cementerio. Nunca antes se había sentido tan lleno de vacío…

Él, que antes había dado alas al viento, ahora se recluía en su pequeño rincón de universo, contando dinero y descontando tiempo para una minúscula rebelión, sólo para un enésimo camino al desengaño, en el mejor de los casos.

 

Etiquetas: ,

16/01/2008 11:56 Retólicas del vallico ;?> No hay comentarios. Comentar.

Gallardo

Según el Diccionario de la Lengua Española, es un adjetivo proveniente de la voz francesa gaillard que significa nada menos que "desembarazado, galán, bizarro, valiente y excelente¨. También, en la cuarta acepción, parece ser una especie de danza, muy airosa, de la escuela española. Tal vez es lo que se baila cuando vienen mal dadas, para pasar mejor el trago.

¨Gallarda¨ es, sola e increíblemente, el femenino de ¨gallardo¨, siempre según el magno diccionario, ante el que me inclino, arrodillo y quito el virtual sombrero, si hace falta. No obstante, en Wikipedia encontrarán que fue el baile favorito de la reina Isabel I de Inglaterra. Cuando la reina mediaba sus cincuenta años, cuentan que un tal John Stanhope escribió: "La Reina tiene tan buena salud como le aseguro. Sus ejercicios habituales son seis o siete gallardas al día, además de tocar música y cantar". La verdad es que no está nada mal...

Gallardón nunca salió en el Diccionario de la Lengua, ni creo que aspirara a ello, pero dicen que no le hubiera importado aparecer en las listas al Congreso de los Diputados de las próximas elecciones. Esa ávida Esperanza, parece ser que ha sido la causa de que le quieran borrar del mapa político de ESte-PAís-de-ÑApas, por cierto, de nuevo sin letra en el himno.

 

Etiquetas: ,

17/01/2008 09:16 Retólicas del vallico ;?> Hay 2 comentarios.

Onírico

Me sorprendí a mí mismo defendiéndome, con una raqueta obsoleta, de una pelota que no cejaba en su rebote continuo por  aquellos cuatro muros de hormigón. Sabía que las partidas en solitario son muy difíciles de ganar.
La extenuación me indujo a caer sobre el frío suelo, pulido por miles de pisadas indiferentes. Desde ahí, me di cuenta que se mostraba un oscuro cielo estrellado.
Mientras los párpados caían, busqué algún cuerpo celeste que me transportara a un mejor sueño, a otra posible realidad.


Etiquetas: ,

31/01/2008 22:00 Retólicas del vallico ;?> Hay 2 comentarios.