Girasoles

El verano torció la cerviz de los miles de girasoles que, desde principios de septiembre, rinden eterna pleitesía a la cuna solar.
Otros campos buscan el sol desde sus ejes rotatorios. Forasteros recién llegados desde la capital a páramos cuyos vientos fríos desecan las almas y deshumoran los pedregosos campos.
   -Buscan producir energía, dicen.
Ya no recuerdan las huertas ni las choperas. Después, la remolacha emigró. A ellos les dijeron que volverían, pero ya se saben cómo son estas cosas.
   -Cada vez menos sembrao, y más cantos y más abrojos...

Los viejos girasoles dan la espalda a un enésimo crepúsculo. Miran con resignación un terreno indigno.

 

09/10/2008 12:53 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)