Dualidad

Según Nietzsche, Apolo expresaba para los griegos un modo de estar en el mundo: era el dios de la luz, de la claridad y la armonía. Simbolizaba también la norma, el orden, la serenidad, el equilibrio, la moderación, la medida, la forma, la perfección, la racionalidad, la coherencia, la proporcionalidad. (…)
Otros pueblo, en cambio, han sido guiados por la fuerza de los instintos, de la pasión, confiando en el liderazgo que demostraba cualidades de fuerza y vigor superiores. Su vivir era dionisiaco, embriagador, intenso, potente, libre, impositivo... Para ellos la vida era riesgo, lucha, enfrentamiento con el rival, pasión y fortaleza.

Extracto de un trabajo sobre Nietzsche en ¨El rincón del vago¨

 

La perfección se hizo tenis y habitó entre nosotros. Arte en esencia, técnica y estética al servicio de la gloria. Apolíneo, se deslizaba por la pista como si fuera de hielo, dibujando con tiralíneas sus derechas cruzadas.

Sólo un vendaval de sangre y arena, el de pies alados, paralelos parabólicos y ángulos imposibles le hacía varar de cuando en cuando. Sus músculos se perfilaban a la luz del sol, pero su fuerza mayor era invisible.

El número uno dejó de ser singular.

 

17/09/2008 16:20 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)