Hospitio perditionis

La mayor de las peregrinaciones de aquel tiempo tenía lugar hacia el kilómetro 269 de la Nacional, en plena calle mayor de Castilla, donde un cortejo de luces y alumbrados desembocaba en la catedral de las palmeras fluorescentes. Exiliados de sus familias por tiempo indeterminado, la inmensa multitud acudía en masa a este lugar de devoción secular. Algunos, en búsqueda de reliquias de otro tiempo; otros, por espiar pecados ajenos; los más pudientes, por ser invitados a la ardiente capilla de Lourdes, o por conocer a Fátima y sus tres secretos.

Casi todos buscaban saltarse la reja, tocar por unos momentos a sus blancas palomas y, allí, entregarse al éxtasis de una unión inefable de cuerpo, sangre y espíritu.

 

17/07/2008 08:37 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Anónimo

Por Dios, Diego, a no ser que se trate de algun extraño recurso estilístico es 'desembocaba', nunca 'desenvocaba'.
S.

Fecha: 18/07/2008 16:11.


gravatar.comAutor: Djanker

Pues si, es un recurso estilístico denominado "error"... je je...
D.

Fecha: 21/07/2008 09:33.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)