Las dos caras de la estenoicidad

Hoy estuve sentado con una "mujer breve", como dice Sergio: larga coleta, mirada asustadiza, rasgos ovalados y piel lechosa, curvas apenas esbozadas y una grácil y virginal belleza como espléndido colofón a una no muy lejana infancia.

Una boca que alimentar -como diría Antonio-, lo suficientemente grande como para comerme estas ganas de comerme el Mundo a "bocaos".

 

03/09/2007 12:44 Retólicas del vallico sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)