Primera noche

En aquel laberinto de hormigón no encontraría ningún sitio algo acogedor.
Desesperado, con dos monedas en el bolsillo, daba mil vueltas pensando cómo podía haber llegado a aquella situación. Todas las puertas se habían cerrado para él. Quizás la estación de autobuses le concediera asilo en su horario de vigilia.
Por ochenta céntimos, en el quiosco del chino compraría un litro de valor para afrontar la pernocta entre cartones salvados del reciclaje.
Esa noche las lágrimas no se atreverían a cruzar sus ardientes mejillas…

 

08/07/2007 21:04 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Djanker

Tal vez todo empezó con un revés del destino mal encajado... Le puede pasar a cualquiera de los que pensamos (o no) que no nos podría pasar a nosotros...

Fecha: 10/07/2007 10:51.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)