Hamelín

A la hora de la partida, la cantina estaba repleta de labradores cincuentenarios, desesperados por aquella plaga de topillos.
-Los han soltado los del ICONA- afirmaban varios, mientras los demás asentían gregariamente.
Ante tan funesta población para las tierras, decidieron contratar a un reputado flautista que solucionara el problema. Tras su paso, el pueblo quedó en silencio, vacío. Aquella melodía embelesadora limpió de males la zona.
Nunca más volvieron a escucharse voces en la cantina, pero ecosistemas y animales volvieron a su equilibrio natural, sin rastro de hombres.

 

15/06/2007 18:23 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Djanker

El flautista se los llevó tocando sus melodías de ¨viajes del inserso a Benidorm¨...

Fecha: 18/06/2007 10:19.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)