Saudade

El limpiaparabrisas limpió las salpicaduras del taxi. Noviembre terminaba ya en la gran ciudad, como se encargaba de recordar el locutor entre los compases de la música importada.
Venía de la comarca de las montañas amables. Las nieves debían estar ya suavizando más aún sus perfiles y silenciando la quietud otoñal del abetal. Las chimeneas estarían devolviendo al bosque los humos talados meses atrás. El bueno de Julian repartiría el correo tras su orujo de rigor. Jatsek seguramente ordeñaría en el establo ante la mirada curiosa de Rufo. Karla seguiría enseñando fracciones a los gamberros de la escuela. Tal vez se acordaría de él.
Apagó el transistor. Le devoraba la certitud de saberse en el lugar equivocado.

 

22/05/2007 12:16 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

retolicasdelvallico

Autor: Macdito

Los lugares y los momentos equivocados dan a nuestras vidas una intriga excitante, más si el lugar y momento equivocado se alarga de forma vitalicia la historia se vuelve triste y anodina...

Fecha: 22/05/2007 12:52.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)