Sheherezade

Mil y una formas de entregarse. Mil intensidades crecientes para una pasión exponencial. Mil lazadas en busca de ese cotidiano amor imposible. Mil gotas de agua que no consiguen horadar esa estalacmita terca. Mil caminos para una misma piedra en la que tropezar. Mil cegueras para una iluminada, mil sombras para un sólo foco de luz... Mil necias excusas para una verdad.

Mil cantos de sirena para un sordo. Mil batallas sin esperanza para una derrota anunciada. Mil fábulas para una moraleja. Mil y una noches para este adios.

 

15/05/2007 11:04 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Macdito

Mil razones para leer ese clásico de la literatura universal...

Fecha: 16/05/2007 13:16.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)