Pesadillas

Su cuello se ofrecía, vulnerable y generoso, fuera del caparazón de sábana y edredón. Sus mechones relampagueantes eran olas doradas rompiendo en la lisura de la piel tostada. La tranquilidad vivía en sus labios, demasiado cerrados para considerarse abiertos. El azul de sus ojos se presentía sumergido en la calmada superficie de los párpados. La nariz se erguía orgullosa para plantarle cara a la noche.
Ya estaba lista para otro galope de 8 horas a lomo de sus fantasmas.

 

09/05/2007 09:31 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: peregrina

Me gustan mucho las minificciones. Las cultivo. Hermoso lugar. Un beso.

Fecha: 09/05/2007 22:14.


gravatar.comAutor: Djanker

Gracias, peregrina, nos quedamos con tu beso a la espera de próximas visitas. Y suerte con tu cosecha de minificciones!!

Fecha: 10/05/2007 12:48.


Autor: Macdito

Desertores del arado somos, pero en nuestro ánimo continúa seguir cosechando los frutos que brotan de nuestro relajado trabajo.
Algunos con unas abundantes mieses!!!

Fecha: 10/05/2007 13:02.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)