Teletransportación

Uno de tantos sábados, mientras agonizaba en los excesos del alcohol y el trasnochar, decidí evadir mi cuerpo a otras estancias más acogedoras. Cerré los ojos, y las palpitaciones, producto de los graves de la música, desaparecieron. El pegajoso olor del tabaco, el alcohol de baratija y el sudor de los crápulas se esfumaron ante el confortable aroma de mi alcoba. Acababa de descubrir la forma de cambiar mi cuerpo de espacio sin necesidad de medios externos.

Cuán maravilloso habría sido el invento si no hubiese aparecido aquel mastodonte de portero. Con malos modales me privó de mi dulce sueño al abrigo de la barra, entre copa y copa, entre raya y raya.

 

05/05/2007 00:54 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: noemi

Siempre que al fin estamos mejor, llega alguien y nos lo arruina de nuevo.

Fecha: 05/05/2007 02:39.


gravatar.comAutor: peregrina

Disfruté de este lugar.
Gracias, soy aficionada a la microficción

Fecha: 05/05/2007 06:34.


gravatar.comAutor: Djanker

Otro de los temas que Macdito conoce y retrata a la perfección: los rincones oscuros de las noches oscuras.

Fecha: 07/05/2007 11:10.


Autor: Viridiana

Ojalá yo tuviese esa capacidad...

Fecha: 07/05/2007 20:07.


gravatar.comAutor: David

es muy bueno.
creo haber pasado alguna que otra vez por la misma experiencia

Fecha: 20/05/2007 20:40.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)