Vocación frustrada

Sus pasos se perdieron entre el laberinto de estanterías de la biblioteca. Sólo el inextinguible zumbido de los fluorescentes asistía a su anodino deambular. Al fin, se hizo el encontradizo con la sección de filosofía. Una buena excusa para no continuar su batalla, perdida como tantas otras, con ese temible ejército de derivadas.

16/04/2007 13:02 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Macdito

Lo bueno, si breve, dos veces bueno... aunque no sirva para toda cuestión este dicho, en lo referente a esta historia encaja.
Muy buen relato.

Fecha: 16/04/2007 17:37.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)