Bajo coste

Sus pómulos de gazela y su mirada fiera de orgullo no cabían en el fuselaje, disminuído por la ágil cadencia de sus pasos. Su altivo mentón se dignó a recordarme abrochar el cinturón. No aguantó mi mirada curiosa y, con una mueca de desprecio, me mandó a la estratosfera.

Atrás quedó su melena, como el halo de un cometa.

 

20/03/2007 09:11 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Macdito

Muy bueno, sí señor. Siempre me ha parecido muy curioso que unas camareras multilingües tengan un estatus social tan alto...

Fecha: 20/03/2007 10:38.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)