Memento mori

No fue hasta que empecé a trabajar, allá en mi incipiente adolescencia, que descubrí mi infundado temor al sábado. Como el resto de rapaces, nuestra gris infancia giraba en torno a los preceptos de la Santísima Trinidad, ese misterio que todos asentíamos comprender para no aprehenderlo a base de regla.
Ese "fin del mundo" sabático anunciado cada viernes por el recio capellán se convirtió, al igual que mi horror a la ceguera, en un placer que habría de disfrutar al calor de un infierno de vida.

 

21/02/2007 18:35 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Djanker

Relato con ese regustillo rancio, clerical, decadente y pesimista tan característico en los microrrelatos macditos.
Para mi, su mejor relato.

Fecha: 22/02/2007 13:21.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)