Trinchera

Catorce soldados franceses perecieron como perros en aquella fría mañana de invierno. Sus dedos azules siguieron apretando el gatillo mientras la metralla enemiga les agujereaba los cascos. Los más afortunados pudieron oir el chapoteo de los otros en el lodo… Fue demasiado terrible como para recordar sus caras.

Lamentablemente, también fue demasiado terrible como para olvidarlas.

 

21/02/2007 16:09 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)