El ciclo del agua

Los ojos de la niña, sin siquiera atreverse a desear, reflejan la blancura de la nieve...
Cuando los sueños maduran se transforman en nubes, que vagan por el cielo en busca de destinatario. El contacto con aires fríos les hace precipitarse contra la sólida realidad terrena con formas delicadas. Su esponjosidad protege el alma de las promesas humanas del miedo exterior.
Ella come nieve recién caída para no olvidar nunca su ilusión.

 

20/02/2007 14:51 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)