¡Sorpresa!

La tarta de yema que tanto le gustaba ya estaba lista, los globos de colores por el techo, los vecinos avisados y los regalos en el pasillo, pero no llegó a la fiesta que le preparaba su familia. Ella nunca lo supo, pues seguramente prefirió desangrarse en el arcén de aquella autopista a reconocer la infidelidad cotidiana de su adorado esposo.

 

20/02/2007 13:48 Retólicas del vallico ;?>

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)